17 oct. 2009

Parada

Es solo un pucho que me confunde. Es un delirio. No tarda demasiado, es solo un pensamiento de mi impaciencia. Una coordinacion perfecta esta en la que veo en la ultima seca mi destino. Y la gente que pasa y mira y me pregunto si piensa en mi manera de fumar. Solo proyecto lo que pienso. Lo que pensaria al verme. Lo tiro a mis pies pero luego lo apago en el suelo con la mano y lo tiro a la basura. Me agrada hacerlo cuando tengo la ocacion. A veces me pregunto si lo admiraran con sorpresa. Luego abordo el colectivo mientras busco monedas. El anciano que me precede tarda lo suficiente. Cuando alcanzo la justa cantidad pido de reflejo la tarifa. La moneda cae al son del boton del conductor. Luego me adentro entre las personas que hacen su vida que se oye en el silencio de la nada. Luego solo queda esperar.

El anciano sentado mira a traves de sus gafas por la ventana. Probablemente observa la extraña estetica de este mundo a su parecer. Mira mas alla de la vista los años que trancurren. Yo se que puede ver el tiempo a traves de sus viejas gafas. Puede retorcer su experiencia en miles de personas apuradas perseguidas por aquello que decidio abandonar. Aquello que doblego lo que es su vida actual. Aunque sin desprecio ya que ya ha perdonado al reloj de su pulsera. Ya sin tiempo para enfurecerse o disculpar ha aceptado su derrota. La derrota frente al mismisimo tiempo con la que ya nacemos y no podemos evitar. No podemos evitar creer que podemos contra este y nos frustramos en terquedad. Mientras que este solo es lo que es.

No hay comentarios.: