22 ene. 2009

Sombrero

Un señor y su sombrero caminaban por la avenida encaminando a su trabajo como todos los dias de la semana laboral.. Freno en un semaforo peatonal que indicaba que no debia cruzar, como buen ciudadano y hombre cuidadoso obedecia.
Observo la telaraña que yacia en el mismo lugar de hacia años, practicamente dese que habia comenzado a trabajar en aquel oscuro y aburrido lugar.
Penso en todas aquellas cosas que no lograba comprender de la vida. Aquellas dudas estupidas que tiene o alguna vez tuvo. Miro a la araña como si fuera alguna vieja amiga o compañera de aventuras y se prgunto a si mismo cuantas generaciones de arañas transcurrieron desde que el pasaba diariamente por alli. Sin responderse la pregunta miro el semaforo y se pregunto cuantas veces haran falta para que aquellas luces detras de sus vidrios de colores cayeran en desuso.
Sin respuesta alguna sigui en su camino. No tenia una familia feliz ni a la mujer d esu vida, sin embargo el era feliz a su modo. Lllego a su trabajo en apuros esta vez.
Sin luchar contra el tiempo prosiguio en su vida observando detalles insignificantes en su lapicera. Con el chillido de las maquinas modernas jugaba a adivinar cuantas personas con corbata habria alli entre los laberintos de oficinas. El reloj a su espalda marcaba una hora sin importancia mientras la cegadoras luces artificiales llegaba a sus ojos.
Una marca de nacimiento en su breazo le recordo que aun no era una maquina y escuchando la sirena agarro su sombrero y salio casi apurado camino a su hogar. No pasaron 5 minutos cuando un conductor en extraño estado dio un mal giro por error y acabo accidentalmente con la vida del señor.
El sombrero testigo de aquel tragico accidente se preguntaba a si mismo cuanto tardaria en llegarle la hora de ser despojado de sus hilos por inutilidad.

No hay comentarios.: