24 ene. 2008

el monedero

Una chica se quitaba la arena de las ojotas. Luego se incorporo mientras se acomodaba el bonito traje de baño rojo y siguio por su camino por la vereda, aun pensando en aquellos preciosos chupines que habia visto tan solo unos dias antes.
Sus rubios rizos se encontraban dañados por el mar, pero eso no le quitaba su encanto. Sobresalia la silueta de un caro celular a traves de su pantalon corto de jean. Parecia no haberlo usado de hace tiempo. Sus grandes anteojos de sol parecian resaltar de alguna manera su armoniosa figura.
Caminaba sin ningun apuro y con cierta gracia. Al verla parecia estar fuera de su propia mente, fuera de orbita, lejos, lejos, alli en el espacio junto a las estrellas, alli danzando con los astros como un elegante cometa que junto a los otros se creia el mas brillante de toda la galaxia.
No tenia novio. Se le notaba en sus ojos. Iba sola. Nadie la buscaba. Ella no buscaba a nadie. Perdida y pensativa. Fuera a lo lejos. Pensaba en la lejania de sus amigas. Miraba al cielo. Las nubes observaba como intentando encontrar una respuesta.

Estaba en lo suyo cuando un excentrico muchacho choca con ella como distraido. Un efimero momento de desequilibrio como una bocanada de aire. Ninguno cayo afortunadamente.
-Disculpa, fue mi culpa- dijo mientras ella seguia de largo apenas recobro el equilibrio.
-Espera!- grito no muy fuerte a unos metros caminando rapidamente hacia ella, que se voltio algo sorprendida.
-Como te llamas?- pregunto.
Su aspecto no brindaba nada que desconfiar. Sus nervios le notaban algo de timidez. Titubio solo un momento antes de encontrarle confianza suficiente como para responderle aquella pregunta.
-Vanesa- Respondio.- Porque?-
-ah...-dijo revisando cuidadosamente el monedero -Porque encontre este monedero luego de chocarte y crei que se te pudo haber caido a vos-
La chica sin entender pregunto: -¿Y que tiene que ver mi nombre?-
como preguntando ¿como podes estar tan seguro que no es mio?
-Porque dice "Tefi te amo!"...y dudo que seas tefi si te llamas vanesa...-
-Mira vos- dijo desinteresadamente -Bueno...- suspiro vanesa justo antes antes de darse vuelta y seguir. Pero solo unos pasos dio antes de notar que la seguia mirando el joven.
-Que pasa?- dijo como un delicado ¿que miras?.
Timidamente respondio:
-Queres ir a tomar un helado? Tefi invita...-

Minutos despues se encontraban comiendo un helado en una mesa con sombrilla. Imposible era de rechazar un helado gratis en un clima como ese y con los precios que habia en aquel entonces. El sol se encontraba terriblemente fuerte arriba alto en el cielo a las 2:17 de la tarde.
-Hace realmente mucho calor- comento el chico -Pareciera que cada verano hace aun mas y mas calor... ya casi es insoportable-
-se...- respondio desinteresadamente.
No lo habia dicho con desprecio sino solo con simple desinteres como si su conciencia aun volara por las estrellas y lo que contestara fuese un contestador automatico. Posiblemente era efecto del calor.
Se veia ternura reflejada en su cara cuyos ojos apuntaban con cierto disimulo hacia unos niños que jugaban alegremente con arena que era dejada caer desde sus diminutos puños que lentamente formaba delgadas montañitas probablemente casi-indestructibles en su imaginacion.
-Construimos un castillo de arena- propuso chistosamente.
La chica volvio sus ojos hacia el y sonrio calidamente.
-El ultimo que hice se lo llevo el mar- continuo.
Y por primera vez solto una suave risa casi celestial; era una risita natural, algo timida pero tranquilizadora.
Un silencio estaba por llegar, estaba seguro. El encanto de su angelical voz que volaba por los aires desapareceria. Debia evitarlo. No sabia que tan incomodo podia llegar a ser. La miro a los ojos.
-No se de donde saque el valor para invitarte...pero -miro hacia la nada- Tenia dinero en las manos, una heladeria en la esquina... y en frente -bajo la mirada- una hermosa chica- sonrio ligeramente.
-Exacto! ¿como no hacerlo?- dijo como rompiendo su timidez y volvio sus ojos hacia los de ella que ya lo estaba mirando con una sonrisa resplandeciente. -En especial con una chica hermosa asi!- siguio y rieron ligeramente mientras el la miraba a sus ojos bonitos ojos claros que tambien lo miraban como intentando leer su proximo movimiento.

-inseguridad- penso... - En tiempos como estos, nadie parece saber nada. Los sentimientos y las hormonas se pierden y mezclan a punto de que casi no se diferencian. Nada tiene ya sentido. ¿Hacer el amor o tener sexo? ¿Me gusta, la quiero, la amo o le simplemente le tengo ganas? Eso ya no importa. Ni ahora ni nunca. Eso pareciera...
Pero entonces, ¿Todo se va por la borda? ¿El mundo se esta llendo a pique? ¿Donde estan quedando los viejos buenos tiempos? ¿Acaso soy un nuevo del viejo estilo?
Ahora todos siguen la moda. Cuando llegara el dia que llegue una moda anti-moda; es decir, que consista ironicamente en ser original. Y luego que? Sera un mundo perfecto supongo... o sera un completo caos?... quien sabra... Que tan rapido podria llegar el fin... cuando descerebrados llegaran al poder...
Oh todos juegan al juego... y sino, te llaman loco...-entonces miro detenidamente su vestimenta no-vieja pero... "fuera de moda"...
-Que lo hagan entonces...!- Murmuro pensando en voz alta como si un pedacito de pensamiento hubiera intentado fugarse por su boca y hubiera hasta tenido exito.
-Que?-
-Nada...nada...-la miro a los ojos nuevamente y luego al suelo firme- Estaba pensando en como pedirte tu numero de celular...-
Ambos se sonrojaron.

Al final del dia, llega triunfal a su casa. Se quita las ojotas y su remera mojada luego del agobiante calor y el largo dia. La deja tirada por ahi sin importancia alguna. Parecia volver de una gran ola de emociones. Como en el fin de un de esos dias. Luego, con una sonrisa de oreja a oreja, saca su celular del bolsillo antes de dejarse caer placidamente en el sillon-cama dejando caer descuidadamente un papel, un ticket. Era el ticket por la compra de un monedero.

No hay comentarios.: