25 sep. 2007

YO- YO

El yo-yo baja y sube nuevamente...
Va y vuelve incesantemente...
Regresa incansablemente a la mano de su manipulador
ya sea si lo tiró violenta o suavemente...

Vuelve acaso porque lo quiere? Lo desea?
Es posible que lo haga porque lo ama?
Cree en su alma artificial que lo necesita?
o simplemente vuelve por inercia?

Vuelve por aquellas irrompibles leyes de la física que así se lo imponen?

Vuelve porque su dueño con un frío y bien pensado movimiento,
mueve audazmente la mano en una jugada siniestra
y lo obliga, a causa de aquel lazo que los anexa sin remedio,
a regresar a sus manos...

Y allí va el yo-yo, girando por su plástica y patética existencia...
Va y vuelve por la vida sin dirección...
va y vuelve... va y vuelve...

Sin dudar sobre si esto tiene un fin o sentido...
Baja y sube sin encontrar su razón de ser...
baja y sube... baja y sube...

Hasta que llega cierto momento...
en el que su manipulador se descuida...
el yo-yo gira ya sin control...
enreda brutamente aquel inestable hilo que los une...
y logra de esta manera, no volver...
Libre al fin...

Fue esta su decisión o fue simplemente un mero error?
Aquello fue un acto de manifiesto de su voluntad?
Se habrá hartado de su repetitiva y aburrida rutina?
Qué ser fue realmente quién no quiso seguir?

Una mala intención, un descuido o algún malentendido tal vez...

Tensa inútilmente del enredado hilo...
pero juguete se rehúsa a volver...

Su dueño se enfrenta a 2 opciones:
seguir con el repetitivo juego...
manipulando el yo-yo a su antojo...
o dejarlo a un lado por algún tiempo,
tranquilo...

Finalmente se decide a enrollarlo de nuevo...
pacientemente...como la primera vez...
esperando conseguir a cambio tal vez algo de felicidad...
o quizá solo entretenerse un rato más, para matar tiempo...
posiblemente solo este buscando algo de diversión...

Entonces retoma su juego otra vez...
Y el yo-yo accede a volver a su juego...
En un primer momento, como siempre, el yo-yo duda...
Se pone indeciso...se desequilibra...
pero aquello no es nada que él no pueda controlar...

Luego...
otro pequeño descuido...
un golpe...duro y seco...
una herida...profunda...

El juguete, abajo inmóvil...
harto de todo esto ya,
se rehúsa a seguir el juego...

Su manipulador, frustrado por el fracaso,
sin hallar otra opción deja su siniestro juego...
pero no sin antes lanzarlo con pura violencia
contra la sólida pared de concreto...

El indefenso juguete...
apabullado... dañado...
yace desolado en el suelo...
ya no gira más...

Tristeza...Soledad..
Debe de sentir...
Estupidez...Culpa...

Se habrá lastimado aquel corazón que no posee?
Extrañará aquella maldita mano que lo manipulaba?
Acaso amaba a ese patético ser que solo jugaba con él?
que lo tiraba con desprecio para luego hacerlo volver?

Era realmente él quién lo obligaba a volver?

El yo-yo... herido...
enterrado en su más profunda soledad...
se aísla en su inmunda tristeza...

Tiempo después...
su dueño lo vuelve a tomar.
Una nueva oportunidad de seguir jugando...
a aquel juego repetitivo y patético...
ese tonto juego en el que sabía que saldría herido...
que dejaría una desgarradora cicatriz...
tanto por fuera como por dentro...
y en el que sólo lo tiraría por...
hasta que se hartara y lo dejara a un lado como si nada...

El yo-yo cegado por falsa alegría...
por falsas esperanzas...
Sin siquiera tomar en cuenta
sus posibles intenciones...
las consecuencias que podría tener...
el dolor que sobrellevaría...
la parte más oscura luego del juego...

Sin importarle nada
Ignora Tercamente todo...
Decide seguirle el juego absurdamente
creyendo en una estúpida e inexistente felicidad

Y el yo-yo sube y baja...
nuevamente...





PD:el yoyo realmente no lo tire contra la pared asi xD
estaba flasheando en la cama a la madrugada cuando lo invente
quiero agregar que estoy realmente aliviado
de que andi me regalo este yo yo y no una remera
o un pin o algo que diga "hola soy naka" x"D

No hay comentarios.: